Calentamiento de Corrientes de Servicio

Hay una variedad de factores que deben ser ponderados al seleccionar el equipo de calentamiento de las corrientes de servicio de vuestra planta/fabrica.

Los sistemas de calentamiento se pueden dividir en dos categorías: calentamiento directo e indirecto. En el caso de los sistemas de combustión directos, el medio que ha de ser calentado entra en contacto directo con un elemento calentador eléctrico o el calor transferido producto de la combustión. Los sistemas de calentamiento indirecto utilizan un medio de transferencia de calor que es usado para distribuir calor a los usuarios.

Los sistemas de calentamiento directo tienen un bajo costo, son capaces de alcanzar altas temperaturas de proceso, y son a menudo ideales en aplicaciones específicas. Para aplicaciones en las que el calor es deseado en múltiples áreas, tales como precalentamiento de gas de combustión y rebullidores de proceso, el calentamiento indirecto es típicamente la elección preferida. Nuestro equipo de ingenieros en Sigma Thermal puede asistir a los clientes seleccionando el sistema de calentamiento ideal para las corrientes de servicio de vuestra planta.

El medio de transferencia de los sistemas de calentamiento indirecto puede ser vapor, aceite, o una mezcla de agua/glicol. El vapor tiene las ventajas de ser un medio de transferencia de calor muy económico y eficiente capaz de alcanzar altas temperaturas cuando es sobrecalentado. El aceite y las mezclas de agua/glicol son capaces de operar a temperaturas de hasta 800°F/427°C y eliminar la necesidad de costosos sistemas de alta presión. Una vez más, la elección óptima depende de una serie de factores y puede evaluarse en función de cada aplicación específica.